Videoporteros Inalámbricos

Cuando se trata de saber quién está en tu puerta antes de que abras, no hay nada mejor que un videoportero inalámbrico. Después de todo, las mirillas pueden mancharse, mojarse y bloquearse físicamente, lo que significa que es posible que no sepas quién está al otro lado, ya sea un pariente, un vecino, el repartidor de pizza o un extraño. Un videoportero inalámbrico te ayudará a sentirte más seguro en tu hogar.

Independientemente de si estás o no en casa, podrás ver quién ha venido a tocar, e incluso escuchar y hablar con la persona que está de pie en la puerta de tu casa. Por eso en Pierde el Cable, hemos reunido para ti, los mejores videoporteros sin cables del mercado.

¿Por qué comprar un Videoportero Inalámbrico?

Los videoporteros son una categoría dentro de los hogares inteligentes relativamente nueva, pero se superponen estrechamente con las cámaras de seguridad domésticas estándar. Son, de hecho, timbres con cámaras de seguridad incorporadas.

Con un timbre de vídeo, tus invitados tocarán el timbre como lo hacen normalmente, pero recibirás una alerta en tu teléfono y un vídeo en vivo de quienquiera que esté allí (además de un sonido regular de un viejo timbre). Tu y tu invitado podéis chatear a través de un altavoz y un micrófono incorporado en el timbre de la puerta. En algunos casos, también funcionan con cerraduras inteligentes para que puedas dejar entrar a la persona sin tener que abrir la puerta tu mismo.

La mayoría de los timbres actuales con Wi-Fi ofrecen características como éstas, pero los diseños, la calidad de vídeo, las suscripciones de almacenamiento de vídeo y la instalación general pueden variar mucho. Por eso hemos destacado nuestros modelos favoritos, para que no tengas que realizar tú la búsqueda.

¿Necesitas un Videoportero Inalámbrico o con Cables?

Al elegir un videoportero automático, debes decidir si quieres un dispositivo inalámbrico que funcione con baterías o que obtenga su energía del cableado del timbre de la puerta de bajo voltaje. Naturalmente, un timbre de puerta inalámbrico es el tipo más fácil de instalar, ya que consume energía de las baterías en lugar de de la electricidad de tu casa y no requiere que desconectes la energía ni que te enredes con ningún cableado en absoluto. La desventaja de los timbres inalámbricos es que sus baterías tienden a agotarse rápidamente dependiendo del uso, durando entre dos y seis meses. Si vives en un área donde los inviernos son fríos, puedes esperar recargar o reemplazar las baterías cada dos meses, y así evitar correr el riesgo de que el timbre se apague en un momento inoportuno.

Además de videoporteros inalámbricos, en nuestra tienda puedes encontrar:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies